LA ANGEOLOGÍA


LEGADO ANGELICAL EN EL IMAGINARIO COLECTIVO


Por: Melissa Sandí Navarro

Contenido

1.  Introducción

2.    Angeología

2.1.     ¿Qué es Angeología?

2.2.     ¿Dónde se origina la angeología?

2.3.     ¿Cuál es su propósito e importancia?

3.      Los Ángeles

3.1.       ¿Qué es un ángel? ¿Cuál es su naturaleza?

3.2.       ¿Cuál es su categoría y función?

4.      Los ángeles en el Imaginario Colectivo

4.1.       Religión Católica

4.2.       Arte

5.    Conclusiones

6.   Bibliografía

1.Introducción

Este artículo tiene como objetivo fundamental elaborar un análisis sobre la Angeología, con el fin de exponer sus manifestaciones dentro del imaginario colectivo, mediante el análisis de las distintas fuentes que abordan este tema. Para ello, se pretende determinar cuál es el origen del estudio de las figuras angelicales dentro de la creencia judeocristiana, a través del reconocimiento de sus precursores y sus postulados; asimismo, se dimensiona la construcción angelical dentro de la creencia religiosa, particularmente en la religión católica; finalmente, se examina la influencia de la Angeología en algunas manifestaciones artísticas, y se ilustra el impacto de la figura del ángel en el imaginario colectivo.

  

Durante largo tiempo, la concepción de los ángeles ha girado en torno a una imagen mística de una figura que, en principio, desempeña misiones específicas en representación del Ser Supremo que los creó. Por esta razón, surge un interés particular por conocer con mayor profundidad todo el misticismo que encierra la figura del ángel en el imaginario colectivo, a través de múltiples representaciones, dentro de la religión católica y las diversas manifestaciones artísticas, tales como la pintura, la escultura y la filmografía. Lo anterior debido a la gran popularidad que ha adquirido esta figura dentro de los diversos ámbitos de la sociedad actual, quizás por la búsqueda de esa influencia espiritual inherente a la naturaleza humana, y sed de conocimiento como parte de la construcción del ser existencial que habita en su pensamiento.

Esta investigación se apoya en los conceptos atinentes a la Angeología, la cual ha realizado a través del tiempo un estudio profundo de los seres angélicos, su naturaleza, misión y jerarquía. Para tales efectos, el presente estudio se compone de tres secciones: la primera de ellas contempla –en términos generales– la definición, el origen y el propósito de esta disciplina; en la siguiente sección se realiza una aproximación a los conceptos fundamentales que rodean la imagen del ángel tales como su naturaleza, categorías, entre otros; y la tercera gira en torno a acercamiento a la figura angelical dentro del imaginario colectivo, tanto en las manifestaciones artísticas, como el rol que desempeña dentro de la creencia cristiana (católica).

Así pues, este artículo plantea que las figuras angélicas han conquistado un lugar importante dentro del imaginario colectivo, no solo por su particular belleza y sentido religioso, sino también por el gran misticismo que rodea a dichas criaturas, lo cual se pretende fundamentar mediante esta breve exposición de ideas. En este sentido, es preciso indicar que la información en relación con esta doctrina es abundante en fuentes digitales, no obstante es notoria la repetición de argumentos en los diferentes sitios web, los cuales a su vez se fundamentan en las figuras más representativas que han abordado el tema de la Angeología desde una perspectiva teórico-teológica tales como: Pseudo Dionisio Areopagita, San Gregrio Magno, San Agustín y Santo Tomás de Aquino.

2. Angeología

   2.1. ¿Qué es?

Para efectos de este artículo se entenderá Angeología como: “esa parte de la teología cristiana que está dedicada a clasificar y sistematizar la creencia en cuanto a la existencia, naturaleza y funciones de los seres sobrenaturales llamados ángeles. La Angeología ha tenido un desarrollo notable en los últimos años” (León Dufour, 1996). Esta disciplina incluye el abordaje de temas como “el origen, la existencia, y la naturaleza de los ángeles, clasificaciones de los ángeles, el servicio y las obras de los ángeles así también como su existencia, actividad, y el juicio de Satán y demonios (ángeles perversos o caídos)” (Ojeda, 2009) ; no obstante, para efectos del presente artículo no se expondrán temas con respecto al último de los indicados.

   2.2. ¿Cuál es su origen?

Si bien es cierto, la naturaleza humana busca siempre dar explicación a aquellos fenómenos que le resultan desconocidos, en algunas ocasiones a través de mitos, en otras estas interrogantes originan disciplinas trascendentes dentro de la sociedad humana; tal es el caso de la Angeología cuyo origen surge de “culturas pre-bíblicas y extrabíblicas” (Pardo, Allen, & Johnson, pág. 5). De las fuentes disponibles en medios electrónicos se logró identificar como la primera taxonomía angélica de la creencia judeo-cristiana los postulados de Pseudo Dionisio Areopagita, teólogo del siglo VI D.C. cuyo nombre se desconoce, pero del cual se cree que tenía la intención de poner la sabiduría griega al servicio del Evangelio. Este nombre nos remite a los hechos de los apóstoles, en el cual se menciona: “Mas algunos creyeron, juntándose con él; entre los cuales estaba Dionisio el areopagita (…)” (Hch. 17:34); no obstante, no fue éste el autor de la Jerarquía Celeste.

Cristo rodeado por los ángeles músicos, Hans Memling, 1480

En la tradición cristiana, Pseudo Dionisio Areopagita, constituye una referencia obligatoria en materia de Angeología, es señalado en algunas fuentes como fundador de la Angeología judeo-cristiana pues, con base en los pasajes de la biblia, interpretó “las referencias a los seres angélicos en una estructuración jerárquica de vínculos y funciones”. Este tratamiento, de alguna manera, le imprime autoridad a su Jerarquía Celeste, puesto que incorpora el texto bíblico en su discurso (Caballero, 2002). Se cree que tal ordenamiento proviene de la jerarquía sobre seres divinos desarrollada por la tradición clásica griega: los dioses, los héroes y los daímones. En principio, el contenido de esa obra habría sido introducido por San Gregorio Magno, en Occidente en la segunda mitad del siglo IX, y más luego recogido por Tomás de Aquino en la Suma Teológica (Summa Theologica). (Díaz Vaquero, 1989)

Igualmente, no se puede dejar de lado a otras figuras relevantes, como: San Gregorio Magno y Santo Tomás de Aquino, quien en la Suma Teológica aborda ampliamente el tema de los ángeles, y analiza lo planteado por el mismo San Gregorio y Dionisio Areopagita, dicho tratado aborda ampliamente el tema de la Angeología (I:50, I:107, I:108, I:109, I:110, I:111, I:112, I:113, entre otros) y da respuestas a preguntas fundamentales en esta materia, con base en las Sagradas Escrituras y mediante la aplicación del análisis que a partir de la teología.

Santo Tomás de Aquino, s. XIII

2.3. ¿Cuál es su propósito e importancia?

Esta doctrina bíblica de los ángeles resulta de gran importancia porque desarrolla el estudio de estas criaturas celestiales desde su origen, su existencia, y su naturaleza, además de establecer clasificaciones de los ángeles, su función en el cosmos y las labores de los ángeles en la Tierra para con todos los seres creados por Dios.

3. Los Ángeles

3.1. ¿Qué son? ¿Cuál es su naturaleza?

Durante mucho tiempo los cristianos han concebido a los ángeles como criaturas fundamentales dentro de su imaginario religioso, debido principalmente a las menciones que se dan en la Biblia, de las cuales se hablará más delante; pero, ¿realmente saben las personas a qué se refirieren cuando hablan de estos seres? ¿Acaso pueden los creyentes dar una respuesta satisfactoria sobe las diferentes categorías o la función de los mismos? Para tales efectos en el presente estudio,  Ángel, será definido  de la siguiente manera:

 “Nombre que se le da a los seres espirituales celestiales considerados como intermediarios entre Dios y los seres humanos. Son criaturas vivientes del mundo espiritual. Son superiores a los seres humanos en poder e inteligencia. Aparentemente constituyen un rango inferior en la jerarquía celestial. Su función es la de servir como agentes para expresar y revelar la poderosa voluntad de Dios. Según el NT, una hueste de a acompañará el retorno triunfante del Mesías (Mr. 8.38; 13.27)”. (León.Dufour, 1996).

Asimismo el Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica (2005: 39) define:

“Los ángeles son criaturas puramente espirituales, incorpóreas, invisibles e inmortales; son seres personales dotados de inteligencia y voluntad. Los ángeles, contemplando cara a cara incesantemente a Dios, lo glorifican, lo sirven y son sus mensajeros en el cumplimiento de la misión de salvación para todos los hombres.” puede mejor la fuente y la cita ? favor ver  Apa

Los ángeles son espíritus creados por Dios y enviados por Él para llevar a cabo un propósito determinado, estas criaturas celestiales poseen un enorme poder; además se menciona su participación como “mensajeros” tanto en el Antiguo como en el Nuevo Testamento. “Ellos piensan (1 Pedro 1:12), sienten (Lucas 2:13), y deciden (Judas 6), y ángeles santos dan inteligentes y excelentes alabanzas a Dios. Son de una orden superior a los hombres, Como el Salmo 8:45 explica, pero son inferiores a Cristo (2 Sam 14:20; Lucas 20:36; Heb. 1). Aparentemente no pueden procrear (Mateo 22:30)”. (Ojeda, 2009)

Es sumamente interesante el tratamiento que Santo Tomás de Aquino realiza en la Suma Teológica, en cuanto su abordaje del tema, mediante un estilo de preguntas y respuestas, imprime sobre el estudio una cuota didáctica significativa, el cual facilita el análisis de las figuras angelicales. De este modo, en la cuestión 50 de su análisis se concluye que los ángeles son completamente incorpóreos, inmateriales y espirituales, innumerables (“constituyen una inmensa magnitud) e incorruptibles (puesto que carecen de materia); asimismo, al desarrollar la cuestión 108, aclara que en los ángeles se distinguen tres jerarquías, compuestas por diversos órdenes cada uno de los cuales responde a distintos oficios o funciones, y cada orden está compuesto por muchos ángeles; finalmente, merece la pena destacar lo desarrollado en la cuestión 113 de la Suma, donde se incluye el tema de los ángeles guardianes, cuya popularidad ha promovido el interés en estos seres, y debido a ello se ha difundido como un objeto de estudio en talleres, grupos organizados, así como una gran introducción en espacios cibernéticos, esotéricos y comerciales.

Así pues, una ilustración del manejo del discurso utilizado en la Suma Teológica es el hecho de que en las Sagradas Escrituras ocasionalmente las figuras angelicales adoptan formas corpóreas o materiales, lo cual podría prestarse para confusión en razón de la naturaleza espiritual descrita en el párrafo anterior. Con respecto a ello, merece es importante destacar el análisis desarrollado en una de las preguntas correspondientes a la discusión de la cuestión 51 por Santo Tomás, la cual pretende responder a la pregunta de si los ángeles toman o no toman cuerpos:

“Algunos sostuvieron que los ángeles nunca toman cuerpo, sino que todo lo que se lee en las Escrituras Sagradas sobre apariciones de ángeles sucedió en visión profética, esto es, de forma imaginativa. Pero esto contradice el objetivo mismo de la Escritura. Pues lo que es visto imaginativamente no existe más que en la imaginación del que lo ve, y, por lo tanto, no puede ser visto por todos indistintamente. Pero la Sagrada Escritura menciona a veces apariciones de ángeles que fueron vistos por todos, como los ángeles que se aparecieron a Abraham, fueron vistos por él y toda su familia; y también por Lot y por los habitantes de Sodoma. Lo mismo sucedió con el ángel que se apareció a Tobías, que fue visto por todos. Resulta evidente que tales apariciones se realizaron con visión corporal, en la cual lo que se ve está fuera del que ve. Así es como algo puede ser visto por todos. Pero este tipo de visión no presenta más que cuerpos. Así, pues, como quiera que los ángeles ni son cuerpos ni están unidos naturalmente a los cuerpos, como dijimos (a.1, q.50 a.1), hay que concluir que, algunas veces, toman cuerpo.” (El subrayado no corresponde al texto original)

3.2.  ¿Cuál es su categoría y función?

Los estudios sobre Angeología clasifican a los ángeles en nueve coros, todos ellos a partir de lo desarrollado por Pseudo Dionirio Areopagita, quien distingue tres jerarquías de ángeles, cada una de las cuales consta de tres órdenes, diversidad que “se toma de los diversos oficios y funciones”, según lo tratado por Santo Tomás de Aquino en la Cuestión No. 108 de la Suma Teológica.

Además, Dionisio expone propone una jerarquía según el ser, el  orden, la misión y clasificación en rangos: “Serafines, Querubines, Tronos, Dominaciones, Virtudes, Potestades, Principados, Arcángeles y Ángeles”. (Pavés, 1996, pág. 323) . Gregorio, en cambio, en la exposición de estos nombres presta mayor atención a los consejos exteriores, pues dice: se llama Ángeles a los que anuncian las cosas menos importantes; Arcángeles, a los que anuncian las cosas más sublimes; Virtudes, a los que obran milagros; Potestades, a los que reprimen y ahuyentan los poderes adversos; Principados, a los que presiden a los mismos espíritus buenos. (Le Mat Alexander, 2011)

A continuación se presenta la descripción de las órdenes que componen la jerarquía celeste, según la propuesta realizada por Pseudo Dionisio Areopagita, es decir, primeramente “aquellos órdenes cuyos nombres se imponen con relación a Dios: Serafines, Querubines y Tronos; en la segunda, aquellos cuyos nombres designan cierto gobierno o disposición común: Dominaciones, Virtudes y Potestades; y en la tercera, aquellos cuyos nombres designan la ejecución de la obra: Principados, Arcángeles y Angeles”. Así pues, se tiene:

Serafines: “El poder de estos seres está al servicio de la semejanza de Dios, pertenecen a la más alta jerarquía celeste, se dice que han sido colmados por una divinización primaria y sublime. Estos seres disfrutan de la comunión con Jesús sin mediaciones”. (Pavés, 1996, pág. 89).  Hania Czajkowski, quien escribió el libro “Jugando con los ángeles”, habla de los Serafines de la siguiente manera: “Manifiestan la gloria de Dios expresándola en esencias puras que se propagan como principio de vida a todo el universo. Purifican e iluminan todo lo que está cerca, por eso son los custodios de los lugares sagrados. Se los representa con tres pares de alas con ojos, con ellas se cubren el rostro y el cuerpo para protegerse del intenso resplandor que emite Dios”.

Querubines: Su nombre procede del término hebreo “Kerub”, interpretado como “el que intercede” o “el conocimiento en sí mismo”.  Durante el período barroco se le muestra sosteniendo los cielorrasos de una habitación como regordetes alados. Trabajan el macro y el microcosmos: nuestra conciencia del infinito. Los Querubines del Fundamento protegen los lugares sagrados; abriendo poco a poco dichos lugares, que eran secretos y protegidos hasta ahora (ej.: se están descubriendo lugares como templos, tumbas, escritos antiguos, etc.). (Todoangeles)

Para Dionisio, los Querubines se caracterizan por tener una visión panorámica de Dios y un acogimiento pleno de la luz divina, porque contemplan en Dios mismo la belleza del orden de las cosas derivadas de Él; y al ser colmados absolutamente con este discernimiento, lo difunden con generosidad entre otros. Trabajan con la Sabiduría y están dirigidos por el Arcángel Gabriel. Se les clasifica en Querubines del Fundamento y Querubines del Firmamento; pues defienden los lugares sagrados, sustentan la Creación para que ésta no sea devastada. “Mantienen las galaxias, los sistemas, las órbitas de los planetas, y hay Querubines sobre dichos planetas, soles y estrellas”. (Pardo, Allen, & Johnson, pág. 16).

Tronos: Pueden conocer directamente en Dios mismo las razones o causas de las obras divinas. Dionisio desarrolla una comparación entre los Tronos con los asientos materiales de los reyes, mediante este paralelismo da un énfasis particular a cuatro aspectos: “1) El sitio, porque así como los asientos materiales se elevan sobre la tierra, así los ángeles llamados Tronos se elevan hasta conocer directamente en Dios las razones de las cosas. 2) La solidez, porque el que en ellos se sienta toma posición estable, aunque aquí sucede al contrario, pues los ángeles mismos son consolidados por Dios. 3) El asiento recibe al que en él se sienta y éste puede ser llevado en él, e igualmente estos ángeles reciben a Dios en sí mismos, y en cierto modo lo llevan a los inferiores. 4) La figura, porque el asiento está abierto por un lado para recibir quien se sienta, y así también estos ángeles están como abiertos por su prontitud para recibir a Dios y ser sus servidores”. (Pardo, Allen, & Johnson, pág. 16).

Virtudes: Al respecto la Suma Teológica al abordar la cuestión 108 indica: “Virtud puede tomarse en dos sentidos. 1) Uno, común, en cuanto designa algo intermedio entre la esencia y la operación, y en este sentido todos los espíritus celestes se denominan virtudes celestes, así como también esencias celestes. 2) Otro sentido en que se toma es para indicar cierta superioridad de fortaleza, y en este sentido es nombre propio de un orden. Por eso dice Dionisio en c.8 De cael. hier. que el nombre de Virtudes significa cierta fuerza viril e inquebrantable, en primer lugar, para todas las operaciones divinas a ellos pertinentes; y, además, para recibir las cosas divinas, significa que sin ningún temor acometen las cosas divinas que se les encomiendan, lo cual parece pertenecer a la fortaleza de ánimo”.  Asimismo, indica que el nombre Virtudes significa participación de la virtud divina, y en principio ejecutan los mandatos divinos, es decir, obran los milagros.

Dominaciones: Los nombres Dominación, Potestad y Principado pertenecen de distinta manera a la gobernación —gobiernan las actividades de todos los grupos angélicos inferiores a ellos—. (Pardo, Allen, & Johnson, pág. 15). Cabe destacar que quien está a cargo de las Dominaciones es el Arcángel Rafael. Estas criaturas se caracterizan porque poseen el don de sanar e integrar los niveles físicos, emocionales y mentales. Asimismo, transmiten las habilidades y los juicios necesarios para la sanación, en todo el planeta y todos sus reinos (mineral, vegetal, animal). Son ángeles protectores de los hospitales.

Potestades: Representan el poder de Dios y la potencia de la luz. Resguardan a los seres vivos y son llamados los ejércitos de Dios. Se simbolizan con cascos, armaduras y espadas llameantes. Son los ángeles guerreros.

Principados: Son el señorío de Dios sobre la naturaleza. Su función consiste en cuidar el equilibrio de los cuatro elementos. Resguardan a todas las plantas y se caracterizan por utilizar cetros y cruces.

Arcángeles: Dionisio los considera como Ángeles príncipes, ellos constituyen el liderazgo de Dios y dirigen a los espíritus celestiales y a las legiones de ángeles. Cuidan a los animales y son caracterizados como seres de gran belleza. En ocasione se han comunicado directamente con los humanos para traer un mensaje de Dios.

Ángeles: Estos seres protegen a todas las criaturas de Dios en la tierra. Dentro de esta categoría se encuentran los ángeles de la guarda, quienes protegen a los seres humanos una vez nacen y les acompañan eternamente.

4. Los ángeles en el Imaginario Colectivo

4.1. Religión Católica

            La presencia de las figuras angélicas en la Religión Católica y, en general, en la tradición religiosa judeo-cristiana, se deriva de su protagonismo en las Escrituras Sagradas, no obstante, es hasta 1993 cuando se incorpora en el Catecismo de la Iglesia Católica menciones especiales y referencias a la existencia de los ángeles como una verdad sin discusión. (Vgr., la mención realizada en la Primera Parte: La Profesión de la Fe, Sección Segunda Capítulo Primero). Dichas menciones oscilan desde el Antiguo Testamento hasta el Nuevo, tal y como lo denota la siguiente cita del numeral 332:

Desde la creación (cf Jb 38, 7, donde los ángeles son llamados “hijos de Dios”) y a lo largo de toda la historia de la salvación, los encontramos, anunciando de lejos o de cerca, esa salvación y sirviendo al designio divino de su realización: cierran el paraíso terrenal (cf Gn 3, 24), protegen a Lot (cf Gn 19), salvan a Agar y a su hijo (cf Gn 21, 17), detienen la mano de Abraham (cf Gn 22, 11), la ley es comunicada por su ministerio (cf Hch 7,53), conducen el pueblo de Dios (cf Ex 23, 20-23), anuncian nacimientos (cf Jc 13) y vocaciones (cf Jc 6, 11-24; Is 6, 6), asisten a los profetas (cf 1 R 19, 5), por no citar más que algunos ejemplos. Finalmente, el ángel Gabriel anuncia el nacimiento del Precursor y el del mismo Jesús (cf Lc 1, 11.26)”.

Los ángeles, según el numeral 329 del Catecismo de la Iglesia Católica, son servidores y mensajeros de Dios, asimismo se ilustra con lo que San Agustín (Psal. 103, 1, 15) dice de ellos: “Angelus officii nomen est, non naturae. Quaeris numen huins naturae, spiritus est; quaeris officium, ángelus est: ex eo quad est, spiritus est, ex eo quod agit, ángelus” (“El nombre de ángel indica su oficio, no su naturaleza. Si preguntas por su naturaleza, te diré que es un espíritu; si preguntas por lo que hace, te diré que es un ángel”). De manera que la participación de los ángeles en el Nuevo Testamento se da a partir de la aparición, en el Evangelio de San Lucas, del ángel Gabriel a Zacarías, el padre de Juan el Bautista, a quien le llevaba un mensaje de Dios:

El ángel le respondió: Yo soy Gabriel, el que está delante de Dios, y he sido enviado para hablarte y anunciarte esta buena nueva. Mira, te vas a quedar mudo y no podrás hablar hasta el día en que sucedan estas cosas, porque no diste crédito a mis palabras, las cuales se cumplirán a su tiempo.” (Lc 1, 19-20)

La Iglesia Católica incorpora la creencia en los ángeles como instrumentos de la voluntad de Dios, así como su medio de comunicación con la humanidad; juegan un papel relevante en el proceso de la salvación los cristianos, por esa razón se incorporan en los cantos, las plegarias, las ceremonias religiosas y otros ritos, por ejemplo: en las oraciones por los difuntos, se reza a favor del difunto: “que al paraíso te lleven los ángeles”, y en cada eucaristía al elevar el canto del “sanctus”, alabando a Dios “con los ángeles y los santos”. Asimismo, la Iglesia celebra la fiesta de tres arcángeles: Miguel, Gabriel y Rafael; igualmente en Costa Rica se realiza la celebración el 2 de agosto de cada año a Santa María, Reina de los Ángeles. De este modo, los ángeles son parte fundamental dentro de la vida del creyente en la iglesia, puesto que ésta “invoca la asistencia de los ángeles y celebra litúrgicamente la memoria de algunos de ellos” (Iglesia_Católica, 2005, pág. 39).

Virgen María, Reina de los Ángeles

4.1.a. Guía espiritual

Desde su comienzo (cf Mt 18, 10) hasta la muerte (cf Lc 16, 22), la vida humana está rodeada de su custodia (cf Sal 34, 8; 91, 10-13) y de su intercesión (cf Jb 33, 23-24; Za 1,12; Tb 12, 12). “Nadie podrá negar que cada fiel tiene a su lado un ángel como protector y pastor para conducir su vida” (San Basilio Magno, Adversus Eunomium, 3, 1: PG 29, 656B). Desde esta tierra, la vida cristiana participa, por la fe, en la sociedad bienaventurada de los ángeles y de los hombres, unidos en Dios”. (Numeral 336 del Catecismo de la Iglesia Católica).

Los seres humanos habitan en un mundo donde los valores morales paulatinamente pierden importancia en nuestra sociedad y las prácticas comunes tienden a distanciarse de aquel Reino de Dios en la Tierra que Jesucristo anunció, constantemente todos los peregrinos de la vida están expuestos a caer en las tentaciones y en el camino del mal, por tal motivo, Dios destinó ángeles guardianes para los mortales. De este modo, los ángeles iluminan a las personas para obrar apropiadamente; de ahí que si algunas personas “se pierden” no debe inculparse a los ángeles, sino a la desobediencia de los humanos. Cabe destacar que en ocasiones los ángeles pueden hacerse visibles por una gentileza específica de Dios; de la misma forma como se dan los milagros.

Así pues, se dice que a un mismo individuo se le asigna uno o varios guardianes por diversas causas. Pese a que los mortales poseen la misma naturaleza,  según la divina Providencia, se diferencian en que a algunos se les destinan más custodios que a otros, Ecl 33,11-12: “Con su gran sabiduría los distinguió el Señor y les fijó diferentes destinos: a unos los bendijo y los ensalzó, a otros los maldijo y los humilló”. Esta custodia  puede ser de dos tipos: en primer lugar, puede ser Particular, pues a cada persona se asigna un ángel distinto; y esta labor se ubica en  el grado más bajo de la jerarquía de ángeles; en segundo lugar, se encuentra la Colectiva, la cual corresponde a los grados superiores.

La creencia en los ángeles de la guarda se fundamenta en la promesa del Evangelio, cuando Jesús explica a sus discípulos “¿Quién es el mayor en el reino de los cielos?” y dice: “Mirad que no menospreciéis a uno de estos pequeños; porque os digo que sus ángeles en los cielos ven siempre el rostro de mi Padre que está en los cielos.” (Mt. 18,10); asimismo el salmo 91 indica que: “Él dará orden a sus ángeles, para que te guarden en todos tus caminos” (Sal. 91, 11), entre otros ejemplos.

4.2. Arte

Ahora bien, las manifestaciones artísticas ha sido parte fundamental en el desarrollo de las culturas y de las sociedades a lo largo del tiempo, generalmente los motivos artísticos provienen de aspectos relevantes para una comunidad determinada o como producto individual donde se expone una visión de mundo, o simplemente se busca expresar de una manera artística, algún aspecto relevante dentro de un imaginario colectivo. En esta categoría se encuentra la aparición de la figura del ángel en dos de los espacios más representativos de la estética como lo son la pintura y la escultura.

No obstante, es importante aclarar que la representación artística de las figuras angélicas se puede leer a partir de la teoría de la Intertextualidad, propuesta por Julia Kristeva: “La intertextualidad es la relación que un texto (oral o escrito) mantiene con otros textos (orales o escritos), ya sean contemporáneos o históricos; el conjunto de textos con los que se vincula explícita o implícitamente un texto constituye un tipo especial de contexto, que influye tanto en la producción como en la comprensión del discurso.” (Centro Virtual Cervantes)

En relación con lo anterior, se parte del hecho de que cada pieza artística tiene una inspiración o motivación en otro texto, por ejemplo, resulta interesante cómo las representaciones de figuras aladas no sólo datan de las criaturas angelicales de la tradición judeocristiana, sino que también están presentes en la producción artística de la Grecia clásica o en la cultura babilónica entre otras, como se verá más adelante.

Según Mª Dolores Díaz Vaquero (1989): “La representación de las jerarquías angélicas ha sido objeto del interés de los artistas plásticos desde los primeros tiempos del cristianismo”. Por ello, las manifestaciones artísticas asociadas a las figuras angélicas y sus jerarquías resultaron de interés e inspiración desde los inicios del cristianismo, en clara conciencia de que la creencia en estos seres no es exclusiva de la fe cristiana, ni aún de la tradición judeo/hebráica, sino que ya en religiones o culturas asiáticas se conciben criaturas aladas intermediarias entre la voluntad de seres divinos y los seres humanos (Díaz Vaquero, 1989).

De esta misma forma se puede rastrear la aparición de figuras aladas en las religiones del antiguo Egipto, así como en la temprana religión Sumeria en Babilonia. (Cordero Araujo, 2009). Como ejemplo de figuras aladas heredadas de culturas mesopotámicas antiguas pueden considerarse: los “genios alados” asirios que se muestran en la Figura No.1 siguiente:

Figura No.1 – Genios alados de la cultura asiria mesopotámica

La revisión de material relacionado con las figuras angelicales se logró identificar una escena pintada de la anunciación de la Catacumba de santa Priscila de Roma del siglo II, como la representación cristiana más antigua de estos seres, curiosamente estos ángeles no son representados con alas, tampoco así otros conocidos dibujos de ángeles de época temprana encontrados en una tumba cercana a la Via Appia o en la Tabla de Reider, en Baviera, y datan del siglo IV. (metirta)

Figura No.2 – Escena pintada en la Catacumba de santa Priscila de Roma (La anunciación en la parte inferior izquierda)

En cuanto a la iconografía cristiana de los seres alados, Díaz Barquero (1989) indica que los ángeles y arcángeles son las órdenes de la jerarquía celeste más representadas, pese a la dificultad para precisar dicha iconografía con base en los pasajes de los textos bíblicos, y en segundo lugar pues el artista debe plasmar su obra una esencia espiritual. Asimismo señala, como se indicó en un principio, que posiblemente para su representación se adoptaron algunas figuras pertenecientes a otras creencias religiosas, particularmente menciona como una posible inspiración la diosa de la victoria griega: Niké, ser que también contaba con alas en sus representaciones.

Figura No.3 – Representaciones de Niké, diosa griega de la victoria

Otros de los modelos que posiblemente inspiraron las representaciones angelicales del cristianismo fueron la figura de Eros, dios griego del amor, cuya imagen comúnmente era presentada con arco y flecha y la de Hermes, hijo de Zeus y mensajero de los dioses en la mitología griega.

Figura No.4 – Eros dios del amor y Hermes el mensajero de los dioses

Estás imágenes adoptadas sirvieron de referencia y resultaron fundamentales en la producción artística experimentada a partir del siglo VIII (metirta); no obstante su la iconografía angelical no experimentó variaciones significativas sino a partir del siglo XIII, de tal manera que cada coro angelical gozaba de algunos rasgos distintivos, los más representativos eran:

  • Serafines: representados con seis alas, con dos de ellas se cubren el rostro pues solo Dios merece contemplar tanta belleza, con otras dos vuelan y con el tercer par cubren sus pies, como símbolo de eterna humildad y amor debido solo a Dios
  • Querubines: portaban un libro abierto, ocasionalmente con dos alas azules y calzados
  • Tronos: llevaban una balanza, también se les representa con ruedas de fuego y cuatro alas provistas de ojos.
  • Potestades: iban provistas de bastón, espada y armadura.
  • Virtudes: con lirios, rosas rojas y ropaje eclesiástico.
  • Dominaciones: un atuendo real, cetro, globo terráqueo y espada.
  • Principados: llevaban armadura, una vestimenta noble, y corona, espada y cetro.
  • Arcángeles: eran representados como guerreros, con armadura, o también como sacerdotes, con un alba talar blanca.
  • Ángeles: vestían ropas eclesiásticas y llevaban una cinta con una cruz en la frente.

Figura No.5 Querubines y Arcángel Miguel

Díaz Vaquero (1989) desarrolla un pequeño artículo sobre las tipologías iconográficas de las jerarquías angélicas en la escultura barroca, donde se pueden encontrar una descripción de los rasgos característicos del arte con motivos angelicales en la ciudad de Córdoba en España, de esta manera pretende exponer el carácter trascendental de tales representaciones artísticas en cuanto a su significado propio sobre el carácter ornamental de la obra.

Así pues, otro dato interesante se asocia a la pintura española, particularmente en Andalucía, pues del periodo Barroco son muchas las piezas con motivos religiosos que son ensalzadas y dignificadas por la presencia de ángeles músicos, cantores o instrumentistas. En este sentido, resulta evidente la introducción de las figuras angelicales en las obras de diversos pintores a lo largo de la historia de la humanidad, por ejemplo: Giorgio Vassari, Miguel Angel Bounarotti, Rafael Sanzio, Martín Vega, entre otros. En la actualidad existe una gran cantidad de obras dedicadas a estas criaturas celestiales, puesto que estas forman parte del imaginario colectivo universal, no sólo por su gran belleza, sino también porque forman parte fundamental dentro del contexto religioso.

Figura No.6 – La caída de los ángeles (Vassari) y los querubines (Miguel Ángel)

Cabe destacar que la figura tierna y pura que tenemos hoy en día de los querubines, y de algunos ángeles se desarrolló a partir del siglo XIV, esa figura infantil en principio podría haberse heredado de algunos elementos iconográficos del arte clásico: los putti, amorcillos o niños, espíritus angélicos o mensajeros del amor profano. Miguel Ángel pintó en la Capilla Sixtina una pareja de ellos como “pensando”. Esta figura sustituyó aquella en que se tenía al querubín como una gigantesca criatura guardián cuya presencia aterrorizaba.

4.2.a.   Filmografía

La Filmografía forma parte de las manifestaciones artísticas del imaginario colectivo, en la actualidad la industria cinematográfica crece cada día y elabora propuestas interesantes sobre el tema en cuestión. En este artículo se desarrollará a grandes rasgos el argumento de tres de las producciones, donde aparece la figura del ángel, que han alcanzado mayor popularidad, es decir: Un ángel enamorado, Legión de ángeles y Constantine.

Un ángel enamorado (1998)

Esta película fue protagonizada por, Nicolas Cage y Meg Ryan, y dirigida por Brad Silberling en 1998. La historia se trata de cómo los ángeles se encuentran aquí en la tierra, a nuestro alrededor sin que nos percatemos de su presencia; sin embargo, en este caso uno de ellos (Nicolas Cage) va más allá de sus funciones porque se enamora de (Meg Ryan) una doctora. El amor de este ángel le hace renunciar a su condición de ser celestial y se trasforma en humano para realizar su amor junto a esta mujer. No obstante, parte de ser un hombre implicaba para él experimentar no sólo el lado positivo de la vida, sino también el sufrimiento, tal y como le sucede a este personaje quien debe soportar la muerte de su amada.

Constantine (2005)

Este filme es del año 2005, el protagonista John Constantine es un investigador de lo oculto, se caracteriza porque tiene la capacidad de ver ángeles buenos y malos, en esta película es relevante el papel del arcángel Gabriel; el cual se relaciona con John. En  sus  encuentros John recurre a él para que lo ayude a entender lo que debe hacer, y en un principio éste parece un ángel normal, sin embargo, al final de la película dicho personaje angelical se torna un traidor, no sólo actúa deslealmente con Dios, sino que también manifiesta su deseo por perjudicar a John.

Este particular argumento se da en varias producciones, donde la industria cinematográfica trata de darle un matiz a la concepción tradicional de los ángeles, por eso no es extraño encontrar tramas donde estos seres son malvados y desobedecen la voluntad de la divinidad.

Legión de ángeles (2010)

Esta es una película de corte apocalíptico y es la más reciente de las tres que contempla este artículo, pues se estrenó en enero de 2010; el argumento es el siguiente: Dios se cansa de tener fe en la humanidad, la cual es ingrata y no le sigue, por ello decide que lo mejor es exterminar a toda esta raza; pero el Arcángel Miguel, al conocer el plan de Dios, no lo comparte y decide renunciar a su condición para defender a los seres humanos, al igual que en Un ángel enamorado se establece un paralelismo con el relato del ángel caído y se le otorga el papel de guerrero a este arcángel.

5. Conclusiones

Finalmente, resulta importante destacar que a través de un análisis de los distintos postulados de los estudiosos más connotados en el ámbito de la Angeología, se pudo determinar la gran influencia de la figura angelical en diferentes aspectos de la sociedad a lo largo del tiempo. Al respecto, es fundamental el aporte que efectúa Santo Tomás de Aquino en la Suma Teológica, pues dicho documento permite elaborar un análisis panorámico del tema en cuestión, debido principalmente a que este teólogo realiza una síntesis de los estudios filosóficos, metafísicos y además de lo planteado por Dionisio Areopagita y Gregorio Magno.

Asimismo, al realizar la consulta de diferentes fuentes de información resultó evidente la gran popularidad de los seres angélicos dentro de la sociedad actual, lo anterior principalmente por la abundante cantidad de fuentes digitales, sin embargo en la mayoría de los casos, dichas fuentes carecían de fundamentos teóricos y documentales, en relación con textos académicos son pocos los estudios que lo toman en cuenta, por ello fue muy importante la labor de selección del material apropiado y fundamentado mediante el cual se elaboró el presente artículo.

Cabe destacar que mediante el proceso de investigación, se pudo determinar que las figuras aladas han sido relevantes para diferentes culturas alrededor del mundo, y en todos los casos, las manifestaciones artísticas de estos seres resultan relevantes para los grupos religiosos de dichas culturas, pues generalmente se les asume como seres divinos —tal y como se abordó en el presente documento—, además de representar un axis mundi, puesto que dichos seres actúan como mediadores entre los seres humanos y la divinidad.

Por lo tanto, las figuras angélicas dentro de la religión católica adquieren un profundo significado en la fe de los creyentes, pues su fundamento se remonta a las Sagradas Escrituras, donde a través de varios pasajes se hace mención a la existencia y participación de los seres angelicales en la vida de la humanidad por mandato del Ser Supremo. Por ello, en la actualidad muchos de los fieles conciben a los Ángeles en diversos aspectos de su vida, no sólo como mensajeros de Dios, sino también como compañeros y guardianes en este camino hacia la vida eterna.

Pese a lo anterior, otro aspecto relevante de la Angeología es que a pesar de que la figura del ángel es para muchos una representación religiosa, para otros —creyentes o no— pueden resultar criaturas fascinantes en otros aspectos del imaginario colectivo, por ejemplo en el arte, dado que hoy en día se conocen muchas pinturas, esculturas y películas que acogen de una manera particular dicha figura y para quienes va más allá de una creencia, esta imagen se interioriza como un producto de belleza y misticismo que domina en el contexto social actualmente.

6. Bibliografía

Alonso Shökel, L. (2002). Biblia del Peregrino (Quinta Edición ed.). España: Ediciones Mensajero.Areopagita, P. D. (s.f.). Escencia del Cristianismo. Recuperado el 02 de junio de 2011, de http://esenciadelcristianismo.com/1antiguedad/dionisojerarquia.html

Caballero, P. (Enero de 2002). Biblioteca Virtual. Recuperado el 15 de Junio de 2011, de Access my Library: http://www.accessmylibrary.com/article-1G1-104610667/la-biblia-en-la.html

Centro Virtual Cervantes. (s.f.). Recuperado el 22 de junio de 2011, de Diccionario Virtual:http://cvc.cervantes.es/ensenanza/biblioteca_ele/diccio_ele/diccionario/intertextualidad.htm

Cordero Araujo, L. E. (2009). Sitio Personal. Recuperado el 22 de junio de 2011, de http://www.luiscordero.com/angeles/angeles_en_la_literatura_babilonica/

De Aquino, S. T. (s.f.). Suma Teológica. Recuperado el 6 de junio de 2011, de http://hjg.com.ar/sumat/a/index.html

Díaz Vaquero, M. D. (1989). Revista Virtual de la Fundación Universitaria Española. Recuperado el 23 de junio de 2011, de http://www.fuesp.com/revistas/pag/cai0333.html

Iglesia_Católica. (2005). Compendio del Catecismo de la Iglesia Católica. Bogotá: San Pablo.

Le Mat Alexander, M. (10 de junio de 2011). scribd. Recuperado el 22 de junio de 2011, de http://es.scribd.com/doc/57501273/ANGEOLOGIA

León Dufour, X. (1996). Vocabulario de teología bíblica. Decimoséptima edición, revisada y ampliada. Barcelona, España: Herder.

Los ángeles en el arte. (s.f.). Recuperado el 8 de junio de 2011, de http://www.metirta.com: 2011

metirta. (s.f.). Recuperado el 22 de junio de 2011, de http://www.metirta.com: http://www.metirta.com/08-los-angeles-en-el-arte.php

Ojeda, M. (2009). Asociacion Pro Colegio de Profesionales en Parapsicologia de la C.A.B.A. Recuperado el 15 de junio de 2011, de http://cppcaba.blogspot.com/2009/02/angelologia.html

Pacheco, F. (1866). Arte de la pintura. Galeano: Madrid.

Pardo, J., Allen, R., & Johnson, J. (s.f.). Angeología. Recuperado el 12 de junio de 2011, de http://www.google.com/url?sa=t&source=web&cd=1&ved=0CBcQFjAA&url=http%3A%2F%2Fusuarios.multimania.es%2Fjosejohnsonm%2Fangeles.doc&rct=j&q=angeolog%C3%ADa%20pardo&ei=Rg0MTvfVAuPu0gG0uv27Dg&usg=AFQjCNFwb0kJw-z_xIIsWluHVI40ulbflw&sig2=QnqfpZq-_0stc8foGo2i9g&cad=rja

Pavés, J. R. (1996). Semejanza a Dios y divinización en el Corpus Dionysiacum:platonismo y cristianismo en Dionisio el Areopagita. España: Estudio Teológico de San Ildefonso.

Todoangeles. (s.f.). Recuperado el 22 de junio de 2011, de http://www.todoangeles.com/articulos/EEVuZplpEVGjUlwBnn.html

Vaquero, M. D. (1989). TIPOLOGÍAS ICONOGRÁFICAS DE LAS JERARQUÍAS ANGÉLICAS EN LA ESCULTURA BARROCA: EL EJEMPLO CORDOBÉS . Revista virtual de la fundación universitaria española, tomo II-3.

3 Respuestas a “LA ANGEOLOGÍA

  1. esto si que esta barbaro. se te agradece la informacion pues me sera de mucha ayuda en mi monografia de educacion cristiana de mi colegio! GRACIAS!!!!! es la primera pagina que encuentro algo mas crible.. te agradesco nuevamente en nombre de mi grupo y yo :3

  2. Having read this I thought it was extremely informative. I appreciate you spending some time and energy to put this article together. I once again find myself personally spending way too much time both reading and posting comments. But so what, it was still worth it!

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s